Hijos de la generación espontánea 

Probablemente no a todos les ha pasado, a mi sí, a veces se me ha olvidado que hoy estoy aquí porque alguien se encargó de traerme al mundo, no llegué sola,

alguien tuvo que cargarme varios meses en su vientre, se me olvida que llegué sin instructivo y ese alguien tuvo la amabilidad  de introducirme a este mundo, poco a poco y con mucha paciencia.

Me enseñó las cosas básicas de la vida: a caminar para ser independiente pero también me enseñó a hablar para pedir ayuda cuando la necesite. Sería complicado enlistar todo lo que hizo para que yo me adaptara al mundo, pero lo que hizo, lo hizo tan bien que hoy me parece tan natural, como si todo lo que soy hubiera estado dentro de mí, como producto de la generación espontánea.

Después de reflexionar un poco me doy cuenta que parte de esto es cierto. Es cierto que todo lo que soy, lo llevo dentro de mí pero basta con tocar mi ombligo para recordar que yo no llegue sola, yo llegue amarrada a alguien, y claro, todo lo que llevo dentro de mí fue alimentado gratuitamente a través de ese cordón del cual venía amarrada.

Yo creo que uno de los momentos mas bellos pero a la vez mas difícil de una madre es cortar ese cordón, era necesario para que yo viviera, pero ella sabia que a partir de ese momento todo sería diferente, ella tendría que soltarme para enseñarme a vivir separada de ella, poco a poco hasta llegar el momento en que en ocasiones olvidara que ella me trajo, que no vine sola, que soy una parte de ella.

La palabra gracias quedaría corta, al saber que esta persona nos ama tanto que nos ha dado todo lo que llevamos dentro de nosotros, que fue un conducto para el milagro de la vida que Dios puso en sus manos y no se lo apropió, porque se arriesgó a cortar el cordón que nos hacía depender de ella, por que entendió que a pesar de ella nos trajo nos tenía que soltar, eso es amor verdadero, el que da todo sabiendo que no se quedará con nada, solo la gran satisfacción de haber amado al extremo.

Dios es sabio, nos dejó el ombligo por si algún día se nos olvida como llegamos o por si pensamos que todo lo que somos se ha creado de la nada.

4 comentarios sobre “Hijos de la generación espontánea 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s