Día 2- Triacastela – Sarria (pasando por Samos) 25.4 Kms

Este trayecto fue más largo que el de ayer y sin duda mucho más intenso. Al inicio me parecía poco 4km de diferencia respecto al día anterior, pero como dicen “todo es relativo”, no es lo mismo 5 minutos con la cabeza afuera del agua que 5 minutos con la cabeza adentro del agua, se sienten diferente, en este caso, 4 kms después de recorrer 21 kms se sienten una eternidad. El trayecto me tomo 7 horas y media, así que tuve tiempo para disfrutarlo 
Como les comenté ayer es imposible compartir todo lo que voy viviendo, pensando y sintiendo, así que les dejaré solo una reflexión…
Al iniciar mi etapa de hoy, revise mi ruta y vi que me debía dirigir a Sarria, tome camino y yo había leído antes de salir del hostal que los primeros 3.5 km serían por carretera, apenas llevaba medio kilómetro recorrido cuando me encontré a un grupo de peregrinos (sé que eran peregrinos porque llevan igual que yo una mochila y por lo general un bastón), que se dirigían por un camino empedrado, me llamó la atención y me hizo dudar si yo me dirigía a la dirección correcta, me acerqué y les pregunte si iban a Sarria y me dijeron que si, que ellos traían la dirección correcta y era en diferente sentido que la mía.

Lo más probable es que hasta este momento pienses una de dos cosas “obviamente los seguiste”, sobre todo porque ellos son un grupo y tú vas sola, más vale perderse juntos, ¿no?, o probablemente estarás pensando “si tú leíste que era en carretera, obvio no los vas a seguir, debes seguir tus instintos”. La realidad es que cualquiera de las dos cosas te pueden parecer obvias hasta que te encuentras en la situación y descubres que no lo son, son dos opciones distintas y las dos tienen su respectivo riesgo. Alguien más puede pensar, pudiste esperar y ver si pasaba más gente, pudiste investigar en algún lugar, pudiste avanzar y si no era la ruta correcta regresar, pudiste, pudiste, pudiste… hay “n” opciones como personas lean este post, lo que es cierto es que muchas veces en la vida nos pasa lo mismo, recordé muchas situaciones similares en mi vida y nunca había vivido tan literal las palabras que siempre he dicho, “toda decisión implica una renuncia y trae un riesgo” “la mejor decisión es la que tú tomes, pues solo tú vivirás las consecuencias, nadie más caminará tu camino”, mas literal no pudo ser. Decidí seguir mi camino original por la carretera. Lo interesante fue que al final descubrí que los dos caminos llevaban a Sarria, uno era más corto 19km y era el que los peregrinos tomaron, el mío era más largo 25.4 kms y por ende más solitario. Pero ese fue el que yo decidí que fuera el mío y lo camine feliz 

PD: Mi pies hasta ahora siguen sin ampollas, se quiere asomar una en mi talón pero espero que mejore, si no, a reventarla, mañana les contaré…

PD2: Jamás una foto podrá mostrarles lo hermoso que es el camino, pero les comparto algo para que se den una idea

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s